diumenge, 31 d’octubre de 2010

Cada uno es cada uno

Cada uno es como sabe, como puede, o como le sale. El que es tanto como sabe, tiene su mérito; el que es sólo como puede, no merece la atención; pero el que es tal como le sale, este, si hubiera cielo, iría al cielo. A saber: que, aunque parezca lo contrario, de estos últimos hay muy pocos; porque aunque también pueda parecer lo contrario, no es nada fácil ser como a uno le sale. Más bien es un don que se tiene o no se tiene, como se es futbolista o no se es nada (obsérvese que, estadísticamente, de futbolistas no hay tantos, a pesar de que haya tantos que tocan mucho las pelotas). Y ahora me posiciono: a mi me gustaría ser de los que irían a la cielo. Es más, me gustaría ir al cielo, al menos mientras uno no se pueda mudar a Marte. Esperaremos.