divendres, 31 de desembre de 2010

Tengo otro plan


Definitivamente mañana seré mejor. Empezaré una nueva vida: intentaré seriamente dejar de fumar; beberé menos vino y nada de Brandy; comeré más ligero; haré ejercicio; saludaré a la portera, aunque ella también me deteste; volveré a estudiar inglés, yes!; me meteré aún menos con los que no piensan como yo –¿para qué?– conduciré con respeto; y nada de drogas, sólo las que no matan; aprenderé a amar a los demás, aunque me puteen; me quejaré de menos cosas; no tiraré papeles al suelo ni escupiré; intentaré no provocar con mis palabras y actos; daré sin esperar a cambio; pagaré todos mis impuestos, aunque no tenga con qué; veré la televisión y escucharé a los políticos y, a unos y a otros, les haré caso; no desearé a la mujer (de quien sea) y sólo me masturbaré si es estrictamente necesario; y no mentiré tanto. Y si después de todo me aburro, cogeré el portante y me mudaré a otra galaxia. Todo eso, mañana, mañana mismo. Hoy no, que esta noche tengo otro plan.